Espai "La Flama" · Carrer Sanahuja, 9 · 12004 Castelló|castello@eupv.org

Castelló feudo Cristofascista 

//Castelló feudo Cristofascista 

Castelló feudo Cristofascista 

Otra vez mas una cofradía católica de nuestra ciudad, no sabemos si con el beneplácito del obispado de Castellón-Segorbe o bajo sus órdenes, ha sembrado la semilla del odio. Esta vez le ha tocado al colectivo LGTBI, discriminando a una persona por el simple hecho de estar casado con una persona de su mismo sexo. Hace pocas semanas otra cofradía difundió soflamas fascistas dentro de una procesión religiosa (hecho que denunciamos a la Fiscalía de Delitos de Odio).

 

No creemos que estas manifestaciones de odio hayan sido fruto del azar. Este verano pasado el Obispado de Castellón-Segorbe expedientó a un cura por bendecir el amor de dos mujeres. El pasado 8 de abril este obispado organizó una jornada formativa sobre ideología de género y transexualidad en la noticia de cuya web dicen que “la ideología de género genera serios problemas para el anuncio del Evangelio y la construcción de la sociedad”, lo que quiere decir que quienes no pensamos como ellos sobramos en esta sociedad.

 

Estas declaraciones se suman a las que han venido vertiendo obispos como los de Getafe y Alcalá, que han jaleado a asociaciones y familias contra la Ley LGTBI de Madrid, o al obispo de San Sebastián, cuyas declaraciones insisten en que el sexo homosexual no puede recibir aprobación en ningún caso.

 

Estos hechos nos alertan de la radicalización de la cúpula de la iglesia católica y de la utilización de sus bases para crear odio, división y control sobre la moral de la sociedad, con la venia de la actual corporación municipal que, con su acompañamiento, silencio y exención de impuestos, no sólo las toleran sino que los empoderan.

 

El pasado 14 de abril nos manifestamos en conmemoración de la proclamación de la Segunda República. Uno de los objetivos que reclamamos fue ser un estado laico y esta reclamación no es arbitraria: la hacemos para que la iglesia católica no tenga más poder que el estado, para que su moral no sea la que guie la educación de nuestras hijas e hijos financiada con nuestros impuestos y sobre todo para que su moralidad no coarte nuestra libertad como individuos.

 

Y para que queden claras las relaciones que deseamos que tenga el estado con la iglesia católica  recordamos los artículos 26 y 27 de la constitución de la II República Española

 

Artículo 26. Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.

El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.

Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.

Quedan disueltas aquellas Ordenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado.  Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.

Las demás Ordenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:

1. Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado,

2. Inscripción de las que deban subsistir, en un Registro especial dependiente del Ministerio de justicia.

3. Incapacidad de adquirir y conservar, por sí o por persona interpuesta, más bienes que los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.

4. Prohibición de ejercer la industrial el comercio o la enseñanza.

5. Sumisión a todas las leyes tributarias del país.

6. Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.

Los bienes de las Ordenes religiosas podrán ser nacionalizados.

 

Artículo 27. La libertad de conciencia y el derecho de profesar y practicar libremente cualquier religión quedan garantizados en el territorio español, salvo el respeto debido a las exigencias de la moral pública.

Los cementerios estarán sometidos exclusivamente a la jurisdicción civil.  No podrá haber en ellos separación de recintos por motivos religiosos.

Todas las confesiones podrán ejercer sus cultos privadamente.  Las manifestaciones públicas del culto habrán de ser, en cada caso, autorizadas por el Gobierno.

Nadie podrá ser compelido a declarar oficialmente sus creencias religiosas.

La condición religiosa no constituirá circunstancia modificativa de la personalidad civil ni política salvo lo dispuesto en esta Constitución para el nombramiento de Presidente de la República y para ser Presidente del Consejo de Ministros.

Referencias:

https://obsegorbecastellon.es/ideologia-de-genero/

 

EUPV Castello y Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida

2017-05-10T12:16:25+00:00